En las entrañas de Adjuntas un bosque para el pueblo

El bosque tiene una extensión territorial de 760 cuerdas. (fotos suministradas por Casa Pueblo)

[Hazte fan en Facebook. Síguenos en Twitter.]

Por Marielisa Ortiz Berríos

Revista Atabey

Cuando se conduce por la carretera rural que lleva hacia el pueblo de Adjuntas, desde Utuado, es inevitable detenerse a observar la hermosa vista del río Grande de Arecibo. Al viajar por dicha zona, es difícil no admirar el paisaje campestre, sentir la brisa fresca, palpar la llovizna usual en dicha zona, contemplar las montañas y los chorros de agua a lo largo del camino.

Si se ha llegado al mismo pueblo de Adjuntas, es recomendable hacer una parada en Casa Pueblo, la sede del Taller de Arte y Cultura, organización de autogestión comunitaria que promueve a través de la iniciativa individual y colectiva la participación voluntaria, que propone y desarrolla alternativas para proteger el ambiente y afirmar los valores culturales y humanos. Casa Pueblo es dirigida por el ingeniero Alexis Massol González.

El visitante podrá disfrutar de una charla sobre el desarrollo y logros alcanzados por Casa Pueblo a través de la autogestión comunitaria. Además podrá hacer un recorrido con un guía intérprete por las distintas áreas de interés como la tienda artesanal, biblioteca, salón de antigüedades, galería de fotos históricas, molido y empaque del Café Madre Isla, sistema de energía solar, sistema hidropónico, vivero de plantas, mariposario y su laboratorio.

Si se ha organizado con tiempo una cita, los visitantes también podrán realizar un recorrido por el Bosque del Pueblo, área forestal protegida y co-manejada por la organización junto al Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA). De hecho, éste fue el primer ejemplo de co-manejo comunitario de un bosque estatal en Puerto Rico.

Lucha anti minería

Acorde al DRNA, el Bosque del Pueblo es una zona rescatada de la explotación minera a cielo abierto que amenazaba a Puerto Rico desde los años 1980 hasta 1995. En esta área se encuentran dos de los 17 yacimientos de oro, plata y cobre descubiertos en la zona central de la Isla. El grupo comunitario Taller de Arte y Cultura luchó durante estos 15 años en contra de esta amenaza, hasta que el gobierno descarta finalmente el proyecto minero.

Ya vencida la minería, Casa Pueblo inició una intensa campaña en 1995, encaminada a transformar la zona en un bosque puertorriqueño protegido por la Ley Núm. 133 de 1 de julio de 1975, conocida como la Ley de Bosques de Puerto Rico.

Bosque Estatal del Pueblo de Adjuntas

En su documentación oficial el DRNA informa que los terrenos del bosque están ubicados entre los barrios Vegas Arriba, Vegas Abajo y Pellejas de Adjuntas y Consejo de Utuado. Se encuentra entre los ríos Pellejas y Viví tributarios principales del embalse Dos Bocas. Este bosque también está localizado entre tres bosques estatales: Guilarte, Río Abajo y Toro Negro. Tiene una extensión territorial de 760 cuerdas. Su elevación fluctúa entre 500 a 600 metros sobre el nivel del mar en sus picos más altos. Está identificado como bosque húmedo subtropical secundario.

En Casa Pueblo se elabora el café Madre Isla.

Julián chiví

Casa Pueblo se ha distinguido durante varios años por realizarle el recibimiento oficial al julián chiví, ave símbolo del Bosque del Pueblo. Según Casa Pueblo, este pajarito emigra en septiembre a Sur América y regresa en febrero y marzo de cada año a tener sus crías en Puerto Rico. El julián chiví representa a todos los puertorriqueños que siempre regresan a su hogar de origen y que por causas misteriosas están fuera de su país un tiempo. En Casa Pueblo esta ave especial es protagonista de cuentos, décimas y canciones por lo que se le recibe como todo un héroe.

Importancia natural y valor ecológico

El Bosque del Pueblo tiene una función importante en la conservación de cuencas hidrográficas y áreas naturales. Los tributarios del río Grande de Arecibo nacen en este bosque y suplen agua a más de 1.2 millones de habitantes.

El DRNA expresa que su ubicación sirve como punto de conexión de una red de terrenos protegidos que incluyen terrenos considerados en la Ley de Corredores Biológicos (Ley 14 de 1999) que pretende desarrollar y mantener la conectividad de biodiversidad entre los Bosques de Guilarte, Bosque del Pueblo y Bosque de Toro Negro, usando el guaraguao de bosque (Buteo platypterus) y el halcón de sierra (Accipiter striatus) como especies de referencia en el desarrollo de bosques que promuevan el desplazamiento de estas especies entre los bosques que componen el corredor. Estas dos especies están protegidas por el Reglamento Núm. 6766, Reglamento para regir las especies vulnerables y en peligro de extinción en el Estado Libre Asociado de Puerto Rico.

La Ley 14 define un corredor biológico como el pasillo natural que une dos o más sistemas forestales con el propósito de expandir el hábitat de las especies, facilitando su libre reproducción y desplazamiento.

Flora

En el Bosque del Pueblo hay una abundante vida silvestre. Algunos ejemplos de especies de flora que habitan en este lugar son: pomarrosa, granadillo, palma de sierra, palo colorado, yagrumo hembra, laurel geo, roble, guama, maricao, helecho gigante y algunos ejemplares de jaguilla. Algunas especies de fauna que se pueden encontrar son: coquí común, coquí melodioso, coquí churi y la ranita de labio blanco. También se pueden hallar reptiles como el lagartijo de jardín,  lagartijo de ojos azules, lagartijo gigante de Puerto Rico y el lagartijo verde.

Entre las aves que se pueden observar están el carpintero, comeñame, bien-te veo, san pedrito y el múcaro de Puerto Rico. Además, el bosque provee hábitat para muchas especies migratorias durante los meses de invierno.

Bosque Modelo en las Tierras Adjuntas

Massol González informó que el Bosque del Pueblo junto al Bosque La Olimpia pertenecen a la Red Mundial de Bosques Modelos. Expresó que a Casa Pueblo se le otorgó un premio por el manejo de dicho bosque “como un bosque cuyo manejo es modelo para el mundo entero y que los demás bosques modelos del planeta Tierra tienen un bosque que se debe mirar y emular”.

Conforme a la red mundial, el Bosque Modelo en las “Tierras Adjuntas” abarca 10 municipios de lo que corresponde el distrito de conservación más grande de la isla. El área cuenta además con seis embalses que suministran energía y agua potable, y cuencas hidrográficas de gran importancia para el desarrollo sostenible de las comunidades. Es una zona montañosa con elevaciones desde 300 a 1360 msnm, incluyendo el punto más elevado de la isla, Cerro Punta. Además conecta los cinco bosques en el corredor biológico.

El bosque está dominado por especies secundarias y remanentes de vegetación nativa. La zona de vida predominante (subtropical muy húmeda) cuenta con más de 150 especies de árboles. Aunque algunos de los terrenos del bosque fueron impactados por los estudios de minería y por los usos agrícolas, la recuperación del bosque se ha visto beneficiada por la actividad agrícola del café de sombra y por la presencia de bosques secundarios residuales. Este tipo de bosque secundario residual mantiene algunas de sus características naturales aun cuando pudo ser cortado una o más veces en los pasados 80 años.

Si desea visitar a Casa Pueblo y el bosque pueden comunicarse al 787-829-4842. Para más información pueden visitar su página electrónica en www.casapueblo.org. Este artículo fue publicado originalmente en la edición de mayo-junio de nuestra revista.

El Bosque del Pueblo es una zona rescatada de la explotación minera a cielo abierto que amenazaba a Puerto Rico desde los años 1980 hasta 1995.